La Masia rural Can Poch es un alojamiento rural con encanto, construido en 1633 y totalmente restaurado por los propietarios, Marissa y Joaquim. La restauración de la Masia empezó el año 2005 y abrió sus puertas en Mayo de 2010 manteniendo su esencia original a la vez que convirtiéndola en un lugar ideal para pasar un fin de semana rodeado de naturaleza y comodidad.

Can Poch se encuentra en el corazón del Empordà; concretamente, cerca de la vila amurallada de Pals, un pueblo que, igual que la propiedad, tiene historia y encanto a partes iguales. En la masia, los huéspedes podrán encontrar la calma y la tranquilidad que proporciona un retiro en la naturaleza, con la comodidad de estar a sólo 5 minutos de Pals. El jardín, de 2000 m2 de césped, junto a la piscina proporcionarán a los huéspedes un ambiente ideal para relajarse y disfrutar de una tranquila y agradable estancia.

La Masia cuenta con todos los servicios necesarios para hacer de sus vacaciones una experiencia perfecta. Entre ellos, destacan la piscina, el jacuzzi y la cocina/barbacoa, así como los servicios de calefacción, ascensor y Wi-Fi y aparcamiento gratuito.

En cuanto a la capacidad, Can Poch puede alojar a 12 personas, con capacidad ampliable a 16. Las posibilidades de alquiler son múltiples y personalizadas: se pueden alquilar habitaciones, para dos personas, apartamentos, para cuatro personas, o incluso la masía entera, para aquellos que quieran disfrutar de unas vacaciones especiales, o bien para cualquier tipo de celebración.

*Cerrado desde el 5 de Noviembre hasta Semana Santa, a excepción de reservas de casa completa con estancia mínima de 2 noches.